Movie Review: It’s Kind of a Funny Story

a90409mxa7v

Hace un par de semanas pillamos esta película en Netflix, que hace tiempo quería ver (no sé realmente por qué). Cuenta la historia de un joven que se interna voluntariamente a una clínica psiquiátrica, porque cree estar deprimido y con intentos de suicidio. Por algunos cambios estructurales que está viviendo la clínica, se halla compartiendo habitación y las actividades de la vida diaria con pacientes adultos.

El protagonista es interpretado por Keir Gilchrist, que pensé que era un newcomer, pero la verdad es que tiene una cinematografía bastante extensa. El personaje complicado, bajoneado y que, al final, termina enamorado de otra paciente le habría venido calzado a Joseph Gordon-Levitt y también creo que lo habría hecho mejor. Pero claro, Gordon-Levitt no habría aceptado un proyecto junto a Emma Roberts. Porque sí, lo admito, me carga. La encuentro muy linda y me gusta bastante su forma de vestir, pero me da la sensación de que es una mujer insoportable, además de pésima actriz. No interpreta a un personaje, se interpreta a sí misma. Esto, claramente, no es la primera vez que pasa. Hay cientos de  actores, me atrevería a decir que incluso actores premiados por Golden Globes y Oscars que se interpretan a sí mismos. La gran diferencia es que suelen ser más simpáticos, inteligentes o al menos cool. Pero Roberts me resulta insoportable.

Pero más allá de la presencia de esta mujer, me parece que la película tiene un contenido bastante interesante. En primer lugar, nos encontramos con un adolescente de 16 años que cree estar deprimido y por eso se interna, resultando claramente en una ironía a la sociedad enferma a la que pertenecemos. El estrés, la insatisfacción, el vacío, la queja, las expectativas nos invaden a diario y es muy fácil perder el foco si no hay un consciente trabajo personal. En un mundo, a primera vista tan tóxico, es muy triste que un niño que ni siquiera es hombre todavía, suponga que hay algo seriamente mal con él. Pero no lo hay. Una vez adentro se percata que existen personas mucho más tristes, con vidas mucho más complejas y lo que él verdaderamente estaba sintiendo es un capricho. Es incluso capaz de darle una mano a los pacientes que están más necesitados de afecto y alegría que él. El personaje, entonces, se da cuenta que estaba viviendo la vida mirándola a través de los anteojos que le ponía la sociedad: las notas, el estudio, el trabajo duro, conseguir a la “mejor” mujer, pero que en realidad es mucho más que eso. O mucho menos, depende de dónde se le mire. Es por eso que me encantó la escena final. Al final del día, no importa el trabajo, ni el dinero en el banco, ni impresionar a otros, ni exigirse ser perfecto.

dawn-productions.com

Pictures: highlandernews.com; dawn-productions.com.

Anuncios

Un comentario en “Movie Review: It’s Kind of a Funny Story

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s